Mani Bhadra BV - Phoenix Import

Cuencos sonoros negro/oro Ishana


Composición de los cuencos tibetano: NE0264, NE0265 y NE0269: cobre 71,5% /  estaño 28% /niquel 0,02% / mercurio 0,01% / zinc 0,02% / acero 0,02%  / 0,001% de plomo / plata 0,002% / 0,0001% de oro. " NE0206 y NE0266: Cobre 71%/ estaño 28,5% / níquel 0,02% / 0,01% de mercurio / zinc 0,02% / acero 0,02% / plomo 0,001% / 0,002% de plata / oro 0,0001%.
100% de satisfacción garantizada!

Las cuencos de Tibet o cantores (también conocidos como singing bolws , rin gongs, campanas del Himalaya o suzu gong) se clasifican como campanas estáticas. En lugar de ser colgado boca abajo, unido a un gancho, los cuencos cantores son compatibles con la base convexa. Si se solicita, el borde superior vibra, produciendo el sonido característico, dando origen a una resonancia de base (primer tono) y para un sonido de tres sobretonos. Según una investigación realizada por Joseph Feistein, los cuencos tibetano se utilizan tradicionalmente en Asia y la tradición de producir sonidos con campanas de bronce se remontan precisamente a la edad de bronce.
Los cuencos cantores se utilizan para la meditación, en la música, terapias de relajación o para el bienestar personal. Son utilizados des de un gran número de profesionales: terapeutas, maestros, músicos y maestros espirituales.
En particular, hacen uso de estas herramientas muchos psicoterapeutas, masajistas y expertos de meditación y terapias contra el estrés. También se utilizan a menudo para tratar el trastorno de estrés postraumático. En algunas partes del mundo son muy populares en las escuelas para facilitar las actividades de grupo y centrar la atención de los estudiantes.
Históricamente bolws canto provenir de Asia, en particular de Nepal, China y Japón. Muy semejantes a campanas decorativas hechas a lo largo de la ruta de la seda, desde el Próximo Oriente asiático occidental. Hoy en día se producen principalmente en Nepal, India, Japón, China y Corea. El tipo más conocido es la que proviene de la región del Himalaya y de hecho son llamados los cuencos tibetanos.

En la práctica budista tibetano, los cuencos se usan como señal para comenzar y terminar las sesiones de meditación. Algunos practicantes, especialmente los budistas chinos utilizan estas campanas para acompañar el instrumento llamado "pez de madera 'durante las oraciones, golpeando la campana en el instante exacto cuando se recita una frase en particular. En Japón y Vietnam, los cuencos cantores se utilizan de manera similar durante las oraciones y también pueden marcar el paso del tiempo o la transición de una actividad a otra, por ejemplo, de la meditación sentada a la que se hace caminando. En Japón, las campanas se utilizan durante los rituales funerarios y culto a los antepasados. Cada templo japonés tiene un cuenco. Pero en todo el mundo las campanas se colocan en todas partes, en los altares o en las salas de meditación.
Las tradiciones escritas y orales de las regiones del Himalaya son ampliamente conocidos en Occidente, pero no se conocen textos sobre los cuencos. Las informaciones que hay, son de hecho bastante recientes. Sin embargo, es posible observar estas campanas en algunas obras de arte que datan siglos atrás, como pinturas y estatuas. Hoy en día, algunos maestros venerables (Rimpoche) y los monjes utilizan las campanas en monasterios y centros de meditación. También hay colecciones privadas de campanas tibetanas que datan del siglo XV. Esta tradición puede remontarse a los tiempos antiguos, es decir, desde que comenzó a construir instrumentos con el bronce. Algunas campanas de bronce de Asia vienen de  VIII - X siglo antes de Cristo, mientras que las campanas de Himalaya son antecedentes al siglo XII dC (Feistein, 2011).
Los cuencos tibetanos se tocan golpeando el borde. También es posible hacer que suenen frotando con un badajo de madera, en la piel o en plastica, a lo largo del borde exterior para enfatizar loas armonías y obtener una vibración más larga.

Los cuencos tibetanos producen muchos matices de sonido, lo que da a este instrumento un sonido único que permite que al cuerpo de sentir las vibraciones.
Tanto los antiguos cuencos, cuanto los moderno se utilizan como una ayuda en las sesiones de meditación. Del mismo modo se utilizan en el yoga, en la terapia de la música, en las ceremonias religiosas, durante las celebraciones y para el entretenimiento personal.
Incluso hoy en día se construyen según la tradición, pero en asociación con las técnicas modernas de producion. Así que usted las puede encontrar en versiones modernas, lisos o decorados. A veces pueden llevar dibujos religiosos y espirituales, así como símbolos tales como el mantra tibetano, Om Mani Peme Hum , imágenes de Buda y Ashtamangala (8 signos auspiciosos).


Phoenix Import, la mejor elección de cuencos con buen sonido y al mejor precio!




productos 1 - 41 de 41
Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/10

Peso: 250-300 g; Tamaño: 10 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Precioso cuenco sonoro! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.







Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/101

Peso: 300-375 g; Tamaño: 10-11 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Precioso cuenco sonoro! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.


Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/11

Peso: 375-425 g; Tamaño: 11-13 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. 

¡Precioso cuenco sonoro! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.


Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.


Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/111

Peso: 425-475 g; Tamaño: 12 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Precioso cuenco sonoro! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.
Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/12

Peso: 475-525 g; Tamaño: 12.5 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Precioso cuenco sonoro! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/121

Peso: 525-625 g; Tamaño: 14 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. 

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.


Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/14

Peso: 625-725 g; Tamaño: 15 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. 

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.


Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/15

Peso: 725-825 g; Tamaño: 16 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. 

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/151

Peso: 825-950 g; Tamaño: 18 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/16

Peso: 950-1075 g; Tamaño: 18.5 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco sonoro! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/18

Peso: 1075-1200 g; Tamaño: 18.5 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/21

Peso: 1200-1325 g; Tamaño: 20.5 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/22

Peso: 1325-1450 g; Tamaño: 22 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos en: 

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/23

Peso: 1450-1550 g; Tamaño: 22.5 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos en: 

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/24

Peso: 1550-1700 g; Tamaño: 23 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/241

Peso: 1700-1800 g; Tamaño: 24 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/25

Peso: 1950-2100 g; Tamaño: 26 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/26

Peso: 2100-2250 g; Tamaño: 27 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/27

Peso: 2250-2400 g; Tamaño: 28 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/28

Peso: 2400-2550 g; Tamaño: 29 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/29

Peso: 2550-2750 g; Tamaño: 29.5 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/30

Peso: 2750-2900 g; Tamaño: 30 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/31

Peso: 2900-3050 g; Tamaño: 31 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/32

Peso: 3200-3400 g; Tamaño: 32 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/33

Peso: 3400-3600 g; Tamaño: 33 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/34

Peso: 4250-4450 g; Tamaño: 35 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/36

Peso: 4450-4650 g; Tamaño: 36 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
No obstante, necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/37

Peso: 4700-4900 g; Tamaño: 36 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.

Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/372

Peso: 5200-5400 g; Tamaño: 36 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/38

Peso: 5400-5600 g; Tamaño: 38 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/39

Peso: 5700-5900 g; Tamaño: 38 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/40

Peso: 6300-6500 g; Tamaño: 40 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/42

Peso: 6700-6900 g; Tamaño: 42 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/43

Peso: 7300-7600 g; Tamaño: 42 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos en.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/44

Peso: 7600-7800 g; Tamaño: 43 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/45

Peso: 7900-8100 g; Tamaño: 44 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/451

Peso: 8200-8400 g; Tamaño: 45 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/46

Peso: 8400-8600 g; Tamaño: 46 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/461

Peso: 8600-8800 g; Tamaño: 46 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/47

Peso: 8800-9000 g; Tamaño: 46 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

Imagen de: Cuenco tibetano Ishana

Cuenco tibetano Ishana

Codigo de producto: NE0262/50

Peso: 10.400-10.600 g; Tamaño: 49 cm

Cuenco sonoro Ishana negro y dorado

¡Atención por favor!
Necesita ordenar aparte el mazo para tocar el cuenco. Vea los accesorios de los cuencos.

¡Precioso cuenco tibetano! Por dentro es dorado, por fuera es negro pero con el borde superior pulido.

Información sobre el proceso de martilleo de los cuencos sonoros: El proceso de martilleo de los cuencos sonoros se hace totalmente a mano.  Cada cuenco sonoro se golpea cuidadosamente  a mano lo que requiere de varios procesos de acabado y de darle forma para conseguir un cuenco sonoro perfecto martilleado a mano. En dicho proceso de manufactura, primero se funde en un horno la variada composición de metales que constituye la materia prima (cobre, acero, zinc, hierro, plomo oro y plata), dependiendo de si el producto final será un cuenco de bronce o un cuenco de siete metales. La fundición del metal caliente se remueve del horno y se vuelca en cubos para preparar el metal en moldes para las distintas medidas y pesos. Después, los moldes redondos de metal se cortan en discos redondos del tamaño y espesor requerido. Luego, estos discos se golpean o martillean a mano, después de una minuciosa medida y clasificación en función del peso y tamaño de los cuencos. Con referencia al proceso de martilleo de los cuencos sonoros, 4 o 5 discos de metal se apilan uno sobre otro y después se calientan hasta ponerse rojos. Las hojas del metal caliente y enrojecido  se martillean por un grupo de artesanos expertos, tanto tiempo como los discos permanezcan calientes hasta conseguir la forma y el tamaño deseado. (Por el ello el proceso de golpes o martilleado de los cuencos será proporcionalmente diferente según el tamaño y el diámetro de cada cuenco sonoro individual). Durante el proceso de martilleo, sólo se podrá martillear mientras el metal esté rojo y caliente, mientras permanece suave y flexible. Porque cuando el metal se enfría, pierde su suavidad y flexibilidad, lo que podría hacer que el cuenco esté frágil y se arruine. La razón detrás de este proceso de trabajo intensivo es que el contenido del metal, bronce o mezcla de varios metales es muy sensible al calor y se endurece al perder su alta temperatura y podrían aparecer grietas en el cuenco y romperse.Una vez conseguida la forma deseada del cuenco, el trabajo individual vuelve a comenzar. En esta etapa, cada cuenco se hace uniforme en forma y tamaño,  y una vez más, esto solo puede hacerse mientras el metal esté rojo y caliente en el proceso de calentamiento y golpeado. Después de lograr su forma y tamaño, se martillea aún más para la afinación del cuenco sonoro. Los cuencos sonoros individuales son entonces cincelados y lustrados para el toque final, tanto en su interior como en el exterior.

productos 1 - 41 de 41

Yogi & Yogini

nuestras firmas

Productos para

Yogi y Yogini

Dibujados con amor

Para hombres y mujeres

Para cuerpo y mente

Para la alegría y la felicidad

nuestras firmas

Meditación

Estilo de vida sano

Accesorios de yoga

Nuevos artículos

Manteca de ca…

Crema hidrata…

Adhesivo tran…

Adhesivo tran…

corporate social responsibility 

BIENVENIDO

Mani Bhadra B.V. - Phoenix Import: Importador y Mayorista

Nosotros incorporamos la sostenibilidad en el núcleo de nuestras operaciones de negocio para crear un valor compartido para las impresas y la sociedad
Estamos orgullosos de cooperar socialmente de manera responsable.

A todos nuestros clientes y para todos aquellos que están en busca de productos que contribuyen a la vitalidad y el desarrollo espiritual de las personas.
Alégrate de hacer negocios con nosotros, de nuestras especiales ofertas mensuales y de saber que nos preocupamos por los productores y los trabajadores además que de los consumidores y del mundo.

Nos encanta servirte de la mejor manera posible
Desde nuestro equipo y nuestros corazones.

Quién puede comprar de nosotros?

Mani Bhadra B.V. - Phoenix Import es un mayorista Business-to-Business (B2B). Entregamos a revendedores, mayoristas, estudios de yoga, centros de meditación, centros de conferencias, terapeutas (de sonido), etc. en Europa y más allá.

Enlace para el acceso rápido a:

- formulario de contacto
- informes sobre la forma de suministro

Contacto para España:

Roberta Bianchi  info@phoeniximport.es




Configuración de las cookies

Esta página web utiliza Google Analytics para analizar el uso de nuestras páginas web con el fin de determinar la forma de prestar un mejor servicio.

Más información disponibles en "Privacidad y Cookies".